Make your own free website on Tripod.com
Desarrollo y Evaluación Curricular
::PARTICIPANTES DEL CURRÍCULUM::

INICIO

::TIPO DE CURRÍCULUM::
::ELECCIÓN DE UN GRADO::
::PARTICIPANTES DEL CURRÍCULUM::
::UBICACIÓN ESPACIAL::
::OBJETIVOS PARTICULARES::
::ANEXOS::
::Descarga del trabajo completo::

PARTICIPANTES DEL CURRÍCULUM

 

     Hoy en día, el docente universitario tiene que tomar un doble rol: por una parte ser un orientador en el proceso de aprendizaje lo que involucra que tenga conocimiento de cuestiones de Psicología del Aprendizaje, Psicología Social y sobre todo Didáctica ya que de nada servirá el que sepamos un gran número de técnicas o estrategias de aprendizaje si cuando estamos frente a un grupo nos limitamos a dictar.   Y sobre todo ser un Ejecutor del Currículum en cuanto a que es el docente quien estando tan cerca de los alumnos y sobre todo a esto nivel deberá propiciar la participación colaborativa y lograr una mejor planificación tanto en lo relativo al currículum escrito como en el de acción.

     Es por eso, que el ser el mejor biólogo del mundo no nos ayudará a ser el mejor maestro en Biología si no manejamos los contenidos desde una concepción dialéctica; o que tener el  mejor currículum escrito con las últimas tendencias educativas nos asegura una verdadera práctica curricular.  Al afirmar que, la didáctica debe fundamentarse desde una concepción dialéctica estamos afirmando que todo proceso de aprendizaje implica diferentes etapas tales como el partir de una práctica social , es decir, situaciones concretas que generarán en el sujeto problemas, confusiones o dudas, punto de partida para el conocimiento, seguida de la formulación de hipótesis, donde el desequilibrio producido por las dudas anteriormente creadas nos conduce a pensar en la resolución de dichos problemas de manera hipotética, donde de forma más inconsciente que consciente hacemos uso de todo nuestro anterior conocimiento hasta poder llegar a la síntesis de nuestra situación particular.   No obstante, estaríamos perdidos dentro de dicha didáctica, o currículum en acción, si no tuviéramos anteriormente un eje curricular que nos ayude a prever nuestras acciones, posibles problemáticas y sobre todo controlar dentro de lo posible las actividades educativas como parte de un todo totalizador en pos de un mejoramiento de los sujetos.

     Pero sobre todo, el aprendizaje es un proceso dialéctico debido a que somos sujetos que interactuamos con objetos y al mismo tiempo dichos objetos se relacionan con nosotros de tal forma que se da una modificación mutua entre el sujeto y el objeto y viceversa lo que se refleja en nuestros esquemas referenciales.   Como ya lo delimitamos, el aprendizaje es un proceso sin embargo la pregunta sería de qué tipo de proceso estamos hablando, ya que el aprendizaje tradicionalmente es definido como ... una serie de acciones orientadas hacia determinadas metas. [1] , sin embargo, el aprendizaje visto como proceso involucra de entrada al ser humano y a la conducta que éste ostenta manifestada a través de su cuerpo, mente y su relación con lo exterior; todo ésto es observable como un producto que es conocido como el proyecto de acción, el cual a su vez parte de aquellas dudas, hipótesis, obstáculos o modificaciones de conducta que se presentaron en nuestro devenir en los diferentes espacios sociales a los que pertenecemos.  

     Dentro de la estructura del aprendizaje se considera primordial el marco institucional, el cual concibe las normas de dicho aprendizaje; designa al docente como el líder formal elegido por la institución y a los sujetos motivados, es decir, alumnos que a su vez presentan conductas motivadas.

     En este punto, es importante detenernos a analizar la relevancia de la motivación ya que ésta se encuentra entre el sujeto motivado y la meta, definida como un nivel de exigencia que es adecuado donde existe cierta ansiedad aceptable que será el catalizador para la construcción de nuevo conocimiento.   Cuando  existe una barrera entre el sujeto motivado y las metas es cuando no hay ningún interés de aprendizaje, lo cual también puede ser entendido como una resistencia al cambio por parte de los alumnos, ya sea por comodidad o mediocridad, para seguir bajo una reproducción que deja de lado la reflexión dialéctica.

     La finalidad de desarrollar un plan de trabajo o un proyecto de acción para el proceso de aprendizaje es el de orientar toda aquella información contenida dentro de determinado grupo de saberes.  Las fases de dicho plan de trabajo son tres:  la apertura, entendida como la primera síntesis donde se retoman aprendizajes anteriores y se tiene una percepción global de la situación; posteriormente viene el desarrollo, donde partimos de la visualización y selección de problemas específicos; inmediatamente después encontramos la culminación, o sea, la reconstrucción del problema en una nueva síntesis, donde según la propuesta señalada por Azucena Rodríguez en cuanto al proceso de aprendizaje a nivel universitario, podemos estar seguros que formaremos universitarios capaces de operar conocimientos y no simples grabadoras que repiten lo dicho en los textos o por el maestro.



[1] Rodríguez, Azucena, EL PROCESO DE APRENDIZAJE EN EL NIVEL UNIVERSITARIO, UPN, pág. 2